Verde pasiego.

DSC_1599

A menudo protegidas de los rayos solares, las brenas soportan el estío impasibles. El eco del pasado aún se oye aquí. Mientras haya alguien que escuche su melodía, su alma no se habrá perdido. 

Anuncios

Luz acariciadora.

ampiña

 

En una tibia mañana en que la niebla oculta el fondo del valle, la luz abraza la brena. Como estatuas a la intemperie, sus formas se iluminan y cobran vida propia.

La luz del norte.

pisueñaluz

Es curioso observar la diferente percepción de la luz que tenemos la gente que vivimos en la zona norte y los que la hacen en la sur. Aquí esta se muestra íntima, esquiva, a retazos… Es emocionante encontrarse con ella en la quietud de una tarde otoñal, cuando la naturaleza se prepara para el largo periplo invernal.